miércoles, 16 de enero de 2013

Potterheads!! Nueva generación Fan-Fic (One-Shot)

Hola mis queridos bloggers. Espero que esten disfrutando con el nuevo diseño, con la nueva sección y la música nueva. Que aunque algunas sean ya del 2008, 2009 y eso, van más con mi personalidad y con mis visiones de ser adolescente. Aunque me gustaría que me den algunas ideas para el reproductor  al fin y al cabo una buena lectura puede acompañarse de buena música para ser más amena.



En fin estoy aquí porque quiero hacer un homenaje a Harry Potter, a J.K Rowling y a la nueva generación de  hechiceros de Hogwarts. Que aunque no sepamos mucho de ellos, sé que en la cabeza de cada Potterhead se desarrolla una historia con ellos.
Por eso vengo con un One-Shot Fan-Fic de la nueva generación. Y este, el primero de muchos, lo haré de una pareja que me gustó mucho aunque se que otros no piensan lo mismo.

Redoble..................................................................................................


Lily Luna Potter y Scorpius Hyperion Malfoy


Bueno en primer lugar, para quienes leyeron los libros y son fanáticos de Scorpius y de Rose Weasly. No se preocupen, haré otro one-shot. Y esto no es con ánimos de ofender, pero me gusta mas esta pareja por todo esto de una mujer Potter, Weasly con el heredero de los Malfoy. Y además no sé, se me quedó grabado desde que leí La Orden del Fénix donde, creo que se hace mayor la enemistad de Draco y Harry. 
En fin a los fans de la nueva generación aquí esta el One-Shot de Harry Potter....

 La Torre del Reloj... ¿Romántica?

Lily sujetaba un libro con cuidad sobre su regazo con una mano. Mientras la otra intentaba acomodarse los mechones rojizos de pelo que le tapaban los ojos chocolatosos con el continuo movimiento del viento. 
De repente la idea de leer en la torre del reloj del castillo de Hogwarts no parecía tan buena como lo había planeado en el Gran Comedor con Hugo y Sylvia, sus mejores amigos.
El primero se encargaba de cubrirla si algún profesor preguntaba y la segunda, era parte de la coartada.
Lily adoraba leer sus viejos diarios. Y casi siempre lo hacía en periodos libres o en las noches en la Sala Común de Gryffindor junto al fuego. Pero siempre se quedaba con ganas de más. En especial luego de que su padre le hubiera regalado aquel diario mágico. Donde podrías escribir lo que quisieras, preguntar y este lo dibujaba o respondía.
Como un mejor amigo de papel. Aunque su madre no lo aprobara mucho luego del suceso con el diario de Tom Riddle y la Cámara de los Secretos.
Pero esto no tenía nada de oscuro. Ella lo sentía
Lily posó de nuevo su mirada en las páginas escritas llenas de pequeños dibujos, con un símbolo interrogatorio abierto.
¿Está mal querer lo que no puedes tener? Escribió cerrando un nuevo capítulo. No quiso ver la respuesta así que cerró su pequeño cuaderno y lo depositó debajo de todos los libros que había sacado de la biblioteca para un trabajo de pociones que no quería hacer. 
Abrió uno de ellos y empezó con su lectura en medio de un suspiro y otra ráfaga de viento.
Todo tranquilo antes de escuchar pisadas.
Lily se paró rápidamente del suelo con sus libros desparramándose por todas partes mientras los latidos de su corazón se volvían más lentos. ¿Y si era un profesor? Tendría que ir a la oficina de la Directora McGonagall y dar explicaciones de las cuatro veces que ha echo esto fingiendo estar enferma en el baño.
Lily cerró los ojos y los puños con fuerza esperando escuchar la voz autoritaria de alguien pero en vez de eso, obtuvo algo muy diferente.
      -Potter? Qué haces aquí? -Era Scorpius Malfoy. El hijo del enemigo de su padre, e, irónicamente, el mejor amigo de su hermano, Albus.
Lily puso una cara molesta y relajó los músculos de los brazos. No le gustaba que le dijeran por su apellido. Eso era cosa de Albus y James. En especial que Scorpius se lo dijera como si ella fuera su hermano y no una chica.
Al parecer, Scorpius se percató de ello.
    - Lo siento... Lily. Qué haces aquí? No deberías estar en clase?
Lily no fue capaz de responder fríamente como quería. Al fin y al cabo, Scorpius era el prefecto de Slytherin y podía acusarla. Además, no era que Scorpius le cayera mal.
   - Estaba escribien... -Lily se tragó las palabras tan ásperas y cambió de idea -Leía. Tengo un trabajo largo de pociones y necesitaba concentrarme. Y tu?
Scorpius se apoyó de costado con una pila de la torre. Miró sus manos y luego suspiró mirando el paisaje de nubes fuera de Hogwarts. Como si fuera imposible llegar allí.
   - Quería estar solo -dijo al fin sin mirarla a los ojos.
Lily se sintió fuera de lugar. Quería irse de allí solo porque no quería ser molesta. Sabía cómo era sentirse así, y no era agradable compartir una soledad que no existía. Así que caminó derecho hacia la salida. Nada mal hasta que la mano del rubio la detuvo.
   - No... Lily. Espera... -dijo Scorpius mirando a los ojos marrones de Lily. -En realidad... ya que estás aquí, quería hablarte, al fin y al cabo. Tiene que ver contigo.
Lily se mostró extraña.
   - Conmigo?... No entiendo
   - Pues... me pelee con Albus. Y bueno con James. Mira -Scorpius señaló un pequeño moretón en su mejilla derecha que antes había estado oculta por las sombras.
Lily estalló.
   - !Por Dios! Qué te han hecho? -Lily posó su mano sobre el cardenal sintiendo como la sangre de ambos subía hasta sus mejillas. Pero Lily no se retiró.
   - Fue James y bueno, también con ayuda de tu primo Fred. Aunque logré defenderme lo suficiente.
   - James? Fred? Albus? Pero qué ocurrió? Por qué? -Lily no entendía nada.
   - Mira, fue solo un equipo de familia celoso. Pero el golpe no es lo que me importa o lo que dijo Albus o James... Lo que importa aquí es... -Scorpius la miró directamente con un brillo en sus ojos -Es lo que tú tienes que ver en esto y pues, que estés aquí solo hizo que el  decidirme fuera más fácil.
   - Decidirte? No entiendo...
Pero Lily no pudo reaccionar. Scorpius tenía sus manos en su rostro y sus labios sobre los de ella. Deslizándose dulcemente sobre los suyos como si estuvieran hechos para eso. Y aunque no estaba segura si eso era lo adecuado teniendo en cuenta que Rose había sido novia de Scorpius. Ese momento, su mente se evaporó y desapareció a miles de kilómetros mientras pequeñas lenguas de fuego junto con cosquilleos la invadían, dejándola inmóvil. Sin respuesta alguna aunque lo deseaba. Quería corresponder al beso de Scorpius. Pero algo en su cuerpo no le permitió.
Él notando esto, se apartó de ella y mostrando una media sonrisa en medio de su cara decorada con rubor rosa, giró sobre sí mismo y empezó a caminar hacia la escalera. Lily reaccionó en ese momento.
   - No! Scorpius, espera! -gritó la chica mientras alcanzaba al chico que se detuvo de tope en cuanto la mano de ella tocó su brazo -No quería... No, yo... estaba... quiero... -Lily suspiró -Lo siento.
El rubio se giró y la miró con aquellos ojos grises brillantes. Con la tristeza en sus facciones solo se limitó a levantar ligeramente la cabeza y reír levemente, decepcionado.
   - Solo digo, Lily. En mi defensa... -sonrió con picardía -No te retiraste. O a mí. Te veo luego.
   - No, espera! -Lily lo volvió a tomar del brazo -No estaba hablando de eso... Es solo... que... Rose. Mis hermanos, lo que te hicieron -volvió a suspirar -Estoy confundida.
Scorpius le retiró un mechón de pelo rojo del rostro y lo situó detrás de la oreja. Acariciando su mejilla en el proceso.
   - Rose y yo somos cosas del pasado. No me asustan tus hermanos. Ni tu padre. Ya pasé por eso con Rose y Ron -admitió él -Aunque siempre es difícil que te juzguen por el apellido que llevas. Por los padres que tienes o lo que hicieron en algún momento. Pero no somos enemigos Lily, y lo sabes. Y no puedo controlar cómo me siento... no contigo.
Lily sintió un cosquilleo en su interior. Como si algo le dijera que debía estar con él. Que a pesar de como se sentían o sentirían sus hermanos o sus padres. Eso era decisión de ella. Había pensado que Scorpius había sido amable con ella esos últimos meses solo porque era la hermana menor de su mejor amigo. Pero ahora las cosas eran diferentes que sabía todo. Y que sabía también que quería a Scorpius.
Lily dio un paso al frente dejando pocos centímetros entre ambos.
   - Yo tampoco -dijo al fin antes de besar al chico.
Todo era pasado. Los viejos enemigos. Las muertes, la tristeza y la traición no eran parte de su vida. No tenían porque vivir en medio de rivalidades antiguas. Los sentimientos no perdonan odios o rencores y ese era el caso. Solo vivían y eran tan poderosos que ninguno pensó en nadie más que el otro. Ella entre sus brazos y él entre sus besos.
Cuando se separaron se sonrieron el uno al otro. Mirándose a los ojos.
   - Creo que debería irme -dijo Scorpius dejando a Lily libre, dejando un vacío en el estómago de ella -Te veo esta noche.
   - Aquí?
   - Aquí -afirmó dándole un último beso leve en los labios dejando a Lily tras sus pasos.
El sonido de pisadas desapareció y Lily respiró hondo dándose cuenta que los libros estaban por todas partes, regados. Se dispuso a recogerlos, deteniéndose en su diario mágico. La respuesta a su interrogante era brillante y clara que hizo sonreír a Lily.
No, porque quizá lo que no puedes tener, ya sea tuyo...
Lily caminó hacia su clase sintiendo que volaba en medio de una gran nube de color gris brillante.



Espero que les haya gustado este One-Shot y mil disculpas a los fans de los libros y las películas por si algún detalle está fuera de lugar como la ubicación o el contexto. Terminé los libros hace bastante tiempo y he olvidado muchos detalles. 
Hasta pronto. Dani

No hay comentarios:

Publicar un comentario